TODO lo que necesitas saber sobre la epidural

La analgesia epidural (AE) es la técnica más utilizada para aliviar el dolor de los partos en España.

Se trata de un método de alivio del dolor cuyo uso se generalizó en España a partir de los años 90.

El uso de la AE varía mucho entre unos centros hospitalarios y otros. Esto se debe a la cantidad de métodos alternativos para el alivio del dolor que posean dichos centros. En los lugares en los que la AE es prácticamente el único recurso para este fin, es normal que la tasa de partos con AE sea más alta.

¿Qué es la epidural?

Se trata de un bloqueo de las raíces nerviosas que se lleva a cabo mediante la introducción de un catéter en la parte baja de la espalda para disminuir la sensación dolorosa del parto.

Es decir, se asemeja a dormir los nervios que pasan por la espalda para que no se sienta el dolor de cintura para abajo.

¿Cómo se pone la epidural? ¿Dónde?

La zona indicada para introducir el catéter es en la parte lumbar de la espalda, pudiendo variar entre diferentes vértebras.

La técnica mediante la que se realiza la epidural es la siguiente:

  • Inyección de anestésico local para adormecer la zona superficial (es similar a la anestesia del dentista).
  • Introducción de un catéter y una guía entre dos vértebras hasta llegar al espacio epidural.
  • Comprobación de que efectivamente se encuentra en el espacio epidural.
  • Retirada de la guía, dejando solo el catéter.
  • Fijación del catéter en la espalda con apósitos adhesivos.
  • Administración del preparado de analgesia epidural.
  • Control de las constantes vitales tras el procedimiento y administración de sueros endovenosos.

¿Quién pone la epidural?

El profesional encargado de poner el catéter epidural es el anestesista. Mientras tanto, la matrona se encargará de controlar que tú y el bebé estéis bien.

Mientras se realiza el procedimiento de colocación del catéter se debería permanecer un tiempo en la postura indicada por el anestesista, moviéndose lo menos posible para facilitar la realización de la técnica. Este tiempo será alrededor de 15 minutos y la postura será sentada y arqueando la espalda en forma de «C».

¿Cuánto dura el efecto de la epidural?

No existe límite de tiempo. Se trata de un preparado líquido que mezcla varios anestésicos y que se introduce dentro del catéter que se ha dejado colocado en la espalda, por lo que cuando se termina una bolsa del preparado se cambia por una bolsa nueva.

¿Cuándo se pone la epidural?

No hay un momento estandarizado, hay que individualizar.

La epidural se puede poner tanto con 1 cm de dilatación como con 9 cm. La única indicación real para poner la AE es el dolor que la mujer sienta. Se puede poner hasta el final del parto, a no ser que la cabecita del bebé prácticamente asome.

Es cierto que lo ideal sería esperar hasta estar en fase activa de parto para ponerla, pero siempre hay que valorar el riesgo-beneficio e intentar respetar los deseos de la madre.

¿Cuál es el efecto deseado de la epidural?

El efecto ideal de la epidural sería no sentir dolor, pero sí sentir sensaciones como la presión de la cabeza del bebé, la necesidad de empujar o poder mantenerte de pie y caminar. Realmente, alcanzar este efecto de manera perfecta es bastante difícil.

Una AE con la que la mujer no siente nada de dolor pero tampoco tiene ninguna otra sensación ni puede mover ninguna parte de su cuerpo de cintura para abajo no es lo ideal. Este no es el efecto que se busca con la AE.

Hay que tener en cuenta que no siempre se puede manejar el dolor como nosotras queremos. A veces la epidural no evita todo el dolor y tenemos sensaciones dolorosas pero menos intensas. A veces la epidural solo nos da analgesia en una mitad del cuerpo y no en la otra mitad.  Tenemos que tener en cuenta que existen todas estas posibilidades y que no debemos idealizar el efecto de la analgesia epidural.

¿Qué ventajas tiene la epidural?

Su principal ventaja es la disminución del dolor de cara al proceso del parto. Debe quedar claro que la disminución del dolor del parto no siempre conlleva la desaparición completa del mismo.

¿Qué desventajas tiene la epidural?

La AE como toda intervención médica tiene sus riesgos, de los cuales debemos estar adecuadamente informadas para poder tomar una decisión respecto a su uso. Se trata de una experiencia individualizada y es totalmente imposible saber cómo nos afectará y qué efectos obtendremos.

Efectos secundarios leves:

  • Picor en toda la piel, especialmente pecho y abdomen.
  • Hipotensión y mareos.
  • Sensación de tiritona.
  • Náuseas y vómitos.

Efectos secundarios que conllevan intervenciones asociadas:

  • No control de esfínteres. Necesidad de sondaje vesical periódico para vaciar la vejiga con el consecuente riesgo de infección urinaria.
  • Fiebre intraparto. Esto podría conllevar extracción de muestras sanguíneas y administración de antibióticos y sueros endovenosos.
  • Hipotensión materna con posible repercusión en la frecuencia cardíaca fetal.
  • Disminución de la movilidad materna, con lo que se dificulta la adecuada colocación del feto, aumentan las malposiciones fetales y se alarga el proceso de parto.

Efectos secundarios menos frecuentes:

  • Cefalea postpunción.
  • Infección del punto de inserción.
  • Lumbalgia.

Riesgos directamente sobre el parto:

  • Mayor riesgo de parto instrumental y cesárea.
  • Mayor riesgo de episiotomía o desgarro de alto grado.
  • Aumento de la duración del proceso de parto.
  • Mayor necesidad de estimulación del parto por estancamiento. Es decir, rotura de bolsa amniótica artificial o administración de oxitocina exógena, con los riesgos que ello conlleva.

Un parto con epidural se convierte de inmediato en un parto de RIESGO. La mujer necesitará una vía endovenosa, control de constantes, administración de sueros y vigilancia de la frecuencia cardiaca fetal más estrecha, entre otras intervenciones.

Esto no quiere decir que por utilizar la epidural vayamos a tener un parto largo, estimulado con oxitocina, instrumentalizado con fórceps y con episiotomía; si bien debemos tener en cuenta que la probabilidad de que alguna de estas intervenciones sean necesarias aumenta de manera considerable. Todo parto con epidural se considera un parto MEDICALIZADO.

¿Afecta la AE a la lactancia materna?

Sí y no. No afecta de manera directa, pero si lo hace indirectamente.

Por un lado, la AE va asociada directamente con la administración de sueros endovenosos. Si se trata de una gran cantidad de sueros, esto puede dificultar la subida de la leche provocando un edema (hinchazón) en la zona del pecho que dificulte la lactancia en sus primeros momentos, que por otro lado, son los más importantes. Por otro lado, la falta de movilidad inmediatamente después del nacimiento, afecta negativamente al comienzo de la LM. Por último, si tras el nacimiento se produce separación madre-hijo esto dificultará también el correcto inicio de la LM. Esta separación podría ocurrir en algunos centros hospitalarios en caso de cesárea.

¿Y qué es eso de “la walking”?

En algunos hospitales se ofrece un tipo especial de epidural, denominada “walking epidural”. Con ella se pretende conservar la movilidad, la capadidad de mantenerte de pie e idealmente la posibilidad de andar mediante una administración de dosis de analgesia menor. Esto puede conllevar que las sensaciones dolorosas no se encuentren tan atenuadas. En este caso es cada mujer la que debe valorar de manera individual si le compensa este riesgo- beneficio de dolor-movilidad.

Una vez que tenemos la información sobre la AE y sobre los métodos alternativos del control del dolor del parto, te toca decidir a ti. Cualquier decisión que tomes será la correcta `para ti, si la tomas de manera informada, entendiendo los riesgos y beneficios de cada método. También es lícito cambiar de idea y utilizar varios métodos de alivio del dolor.

La AE no es ni buena ni mala, es una opción, pero no la única, dentro de un mundo de muchas alternativas.

Si te ha gustado este contenido, no dudes en compartirlo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Rosana Martínez

Rosana Martínez

Matrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *