Práctica de ejercicio: ¿Incompatible con el embarazo?

¿Puedo hacer ejercicio durante el embarazo?

Claro que sí. De hecho, todos deberíamos hacer algo de ejercicio a lo largo de nuestra vida, y esto incluye cuando estás embarazada.

Los beneficios realizar ejercicio durante el embarazo son los siguientes:

  • Mejora la postura corporal
  • Disminuye los dolores de espalda
  • Aporta elasticidad a nuestros tejidos
  • Ayuda a movilizar la pelvis
  • Mejora nuestro estado emocional y genera endorfinas
  • Agiliza la recuperación postparto
  • Disminuye el riesgo de trombosis y varices
  • Previene la ganancia excesiva de peso durante la gestación
  • Previene alteraciones del embarazo como la preeclampsia y la diabetes gestacional
  • Mejora el flujo sanguíneo placentario y con ello la nutrición del bebé
  • Disminuye las complicaciones durante el parto y acorta la duración del mismo

El ejercicio deberá ser adaptado al estado físico de cada mujer, porque no es lo mismo ser atleta de élite, estar acostumbrada a hacer deporte 5 días/semana o partir de no hacer nada de ejercicio en nuestro día a día. Intensidad, frecuencia y duración del ejercicio deben individualizarse para cada mujer y sus circunstancias.

Ejercicios que pueden ser ideales durante el embarazo son la natación, pilates, yoga, baile…etc. En general, estos ejercicios deberán adaptarse al momento del embarazo en el que nos encontremos. Igual no podemos hacer los mismos esfuerzos embarazadas de 12 semanas que en la recta final del embarazo.

Por otro lado, existen ejercicios que no son del todo recomendables durante el embarazo y deberías evitar, como por ejemplo los que conllevan riesgo de caídas o impacto abdominal.

En el caso de que comiences a notar dolor, contracciones, sangrado, pérdida de líquido amniótico, disnea o malestar general, se debería detener la práctica de ejercicio físico.

Si quieres adaptar el ejercicio que realizas durante el embarazo y no sabes muy bien cómo hacerlo, no dudes en contactar con un profesional que te ayude a hacerlo correctamente.

En algunos casos especiales y concretos el ejercicio puede estar contraindicado. Si es así, tu matrona o tu ginecólogo te lo harán saber.

Si te ha gustado este contenido, no dudes en compartirlo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Rosana Martínez

Rosana Martínez

Matrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *