La verdad sobre los suplementos vitamínicos en el embarazo

En el mercado existen una gran variedad de multivitamínicos enfocados a la mujer embarazada. Entre sus componentes podemos encontrar: ácido fólico, vitamina B12, yodo, hierro, vitamina D, ácidos grasos omega 3 EPA DHA, zinc, selenio, vitamina C, biotina, ácido pantoténico, vitamina B3, vitamina B2, vitamina B1, vitamina B6…etc. ¿Pero realmente necesitamos todos esos suplementos?

La respuesta es NO, de manera general no son necesarios los multivitamínicos.

Actualmente, en los embarazos normales sin patologías asociadas ni previas solamente está indicado suplementar con 0.4mg de ácido fólico de manera preconcepcional y como mínimo hasta las 12 semanas de gestación para evitar defectos del sistema neurológico (tubo neural) en el bebé. Después de las 12 semanas de embarazo, hay estudios que apoyan el uso continuado de ácido fólico hasta el final del embarazo y otros que no muestran beneficio en el mismo y optan por aumentar la cantidad de folatos ingeridos con la dieta (vegetales de hoja verde, hígado, frutos secos, legumbres…etc.). Estas recomendaciones sufren modificaciones en el caso de pacientes de alto riesgo.

El uso de yodo es controvertido. En España solemos ser yodo deficitarios, por lo que se debería incentivar el consumo de sal yodada, lácteos, marisco y pescados para alcanzar unos niveles de yodo adecuados, y si esto no fuese posible, emplear un suplemento de yodo (200mcg de manera preconcepcional, durante el embarazo y al principio de la lactancia). El yodo ayuda mejorar el desarrollo neurológico de nuestro bebé, disminuye la mortalidad neonatal y disminuye el riesgo de aborto.

El resto de suplementos, tales como hierro, zinc, calcio, fósforo, ácidos grasos o múltiples vitaminas no son necesarios a no ser que un análisis de sangre evidencia que padecemos falta de alguno de ellos.

Cada vez más estudios abogan por potenciar una alimentación rica, variada y equilibrada para prevenir la falta de nutrientes en el embarazo, en vez de recurrir a los tradicionales multivitamínicos.

Durante el embarazo no están indicados los multivitamínicos de manera general. Se debe individualizar, valorar si la mujer tiene falta en concreto de algún nutriente y ,en ese caso, suplementarlo de manera adecuada junto con una alimentación equilibrada y centrada en los déficits nutricionales propios de cada persona.

Si te ha gustado este contenido, no dudes en compartirlo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Rosana Martínez

Rosana Martínez

Matrona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *